La auténtica descentralización

 

Por Alejandro Brusco

Entiendo que la descentralización que se inicio en el País, además de necesaria, es una bandera del Partido Nacional impulsada por nuestro último líder y caudillo Wilson Ferreira.
El ya visualizaba el despoblamiento del Interior y el desarraigo de la gente hacia la Capital, intentando buscar la manera de sobrevivir por falta de oportunidades lógicas debido a la falta de empleo, incluso para aquellos que deseaban estudiar, y el único resultado posible para hacerlo era el traslado a Montevideo.
Esto traía aparejado una desigualdad social, ya que podrías tener una capacidad brillante, pero sin dinero, porque era muy difícil costear una carrera. Esto, a la vez, condujo a la fuga de nuestros habitantes a otros Países del mundo, no encontrando aquí, en su propia tierra, las posibilidades de crecimiento o desarrollo, o lo que es peor, no poder vivir con dignidad.
Hago esta breve introducción para entender el motivo de que sea tan necesaria -por no decir que nos va la vida como País- si no advertimos que debemos seguir profundizando el camino que se comenzó a recorrer.
Una descentralización en serio, es la que debemos proponer y sin egoísmos personales o Partidistas.
Lo que es bueno para el País es bueno para nuestro querido Partido Nacional, sin caer en la ingenuidad o el lirismo de ser siempre nosotros quienes debemos llevar adelante los cambios y pagar los costos políticos como siempre nos ha pasado.
¿Hay que profundizar esta descentralización?
Sí, pero con inteligencia, con un discurso integrador y no separatista.
Como habitualmente se dice, los de la Capital y los del Interior.
Acá pertenecemos todos a un mismo País, y quien crea que uno puede vivir solo, sin el otro, estamos mal y no habrá cambio posible si no es integrador.
Esta descentralización no es más que una mera desconcentración de poderes.
No es real.
¿Alguien puede pensar que puede funcionar un municipio con cinco integrantes, donde su figura electa por el Pueblo tenga y no tenga poder de decisión de acuerdo a las intenciones del Intendente de turno?
¿Se puede pensar en un Municipio. en localidades donde existen 200 o 300 personas?
¿Sabemos a ciencia cierta. cuál es el verdadero rol de los Municipios?
¿Existe una reglamentación nacional donde se establezcan claramente las atribuciones que comprende a la Intendencia, a la Junta Departamental, a los Municipios?
¿Tiene el Municipio personería Jurídica para llevar adelante acciones que favorezcan a su localidad, sin tener que pedir permiso?
¿De qué vale entusiasmar a desarrolladores o intentar atraer inversiones, si después quien está al mando del Departamento te baja el pulgar y todo el esfuerzo cae de un plumazo, corriendo a aquellos que tenían un interés real en invertir?
La Personería Jurídica es fundamental, genera derechos como también responsabilidades, pero los que estén, deberán ubicarse a la altura de los acontecimientos.
¿Cómo se les puede pedir a quiénes integran los municipios plenas responsabilidades, si tienen que asumir el control de una localidad honorariamente, cargando con todas las responsabilidades de un Pueblo, o peor aún, quedando muchas veces mal parado frente a la opinión pública de su ciudadanía, por desavenencias con su ejecutivo o por no poder hacer cosas por falta de recursos?
¿Cómo se puede llevar adelante tareas de ejecuciones operativas con escasos funcionarios públicos, que puedan hacer las tareas de mantenimiento de las localidades?
Depende de la voluntad de Intendente, el otorgar o no recursos humanos.
Porque no se hace un estudio para cada municipio de acuerdo al territorio y a los habitantes, de cuantos funcionarios y herramientas deben necesitarse para su buen funcionamiento.
¿Cómo puede un Municipio funcionar con escasos recursos económicos?
¿No debería cada Intendencia derivar un monto especifico, ya sea por habitantes o por recaudación de cada uno de los Municipios?
¿Porque no pensar en cada Municipio, poder promover proyectos de Energías renovables, que les permita trasladarla al alumbrado Público y bajar a 0 lo que se paga hoy por alumbrado, y vendiendo el sobrante a UTE y mejorar la recaudación de cada Municipio?
O generar energía que pueda venderse al órgano regulador dejando un porcentaje al Municipio y otro a la Intendencia, para pago y mantenimiento o inversiones que puedan mejorar la calidad de vida de los habitantes.
¿Por qué no promover en conjunto con las Intendencias y Colonización incentivar a pequeños productores a instalarse en su territorio y usufructuar pequeñas porciones de tierra que pueda generarles posibilidades a aquel pequeño productor para poder sobrevivir y no sufrir el desarraigo?
¿Por qué no promover más escuelas agrarias para aquellos jóvenes que viven en el campo y puedan seguir desarrollando sus tareas acorde a la necesidad de cada región?
Sabemos que los Departamentos son distintos y tienen diferentes usos de la tierra, ¿entonces por qué no regionalizar estas escuelas y brindar en ellas las necesidades propias de cada región?
Desarrollar en aquellos ríos o arroyos, industrias no contaminantes, apuntando al turismo o al trabajo de Astilleros.
Estos ejemplos, entiendo que son posibles, pero con entendimientos de todas las partes, y para ésto no puede haber sometimiento de unos hacia otros entre los diferentes niveles de gobierno, sino mas bien diálogos que lleven a entendimientos conjuntos y a lograr los cometidos para el impulso de las localidades, lo que por ende, es del País.
Una reglamentación general es más que necesaria, reglas claras para todos, y no hecha por cada departamento, cosa que es una desprolijidad, poco seria y totalmente desubicada.
Nuestro territorio es pequeño, y no caben 19 reglamentaciones distintas.
Aquí, en esta discusión actual de los Municipios, se es o no se es.
No puede ser tampoco, que si el Pueblo eligió a un Alcalde, quede sometido a cuatro Concejales que pueden distorsionar el cometido del Programa de Gobierno que llevo adelante en su campaña, y luego se vea truncado por Concejales que no deseen impulsarlo.
Los Alcaldes deben tener más atribuciones, los Concejales deben ser controladores del Alcalde, y promover junto a él, el Programa ganador, mas allá de los entendimientos que puedan generarse para mejorar dicho Programa y la gestión en todas sus formas.
Hoy se está discutiendo que los Alcaldes los elijan los Concejales electos.
Esto es una barbaridad, es contravenir la voluntad popular, es ganar y perder por meros acuerdos políticos hecho entre cuatro paredes y derrocar a quien ganó.
Es tergiversar y doblarle el brazo, al Pueblo que eligió a su candidato.
Esto a mi juicio, se desea hacer por meros intereses egoístas, espurios, donde alguien que perdió, termine siendo el ganador.
¿En qué cabeza cabe tal aberración?
Solo en este gobierno actual, que desea de una manera u otra doblar la resolución de los Pueblos para sostenerse de la manera que sea en el Poder. Eso es un disparate que no se puede dejar de ver, y que sería el destrozo total de los Municipios.
Para eso más vale dejar sin efecto el tercer nivel de gobierno, ya que sería una mentira al ciudadano y significaría caer nuevamente como ahora, en el descreimiento político de la ciudadanía.
Por ahora me quedo con esto.
Si se me ocurre algo mas vamos tirando ideas.
Espero las tomen en cuenta es la experiencia vivida.

 

Author: diadmin

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *