La Defensa Nacional

Por Cnel. (R) Mag. Sergio Rico

La Ley Marco de Defensa votada por todos los Partidos Políticos en el año 2010, definió a la Defensa Nacional como “el conjunto de actividades -civiles y militares- dirigidas a preservar la soberanía y la independencia de nuestro país, a conservar la integridad del territorio y de sus recursos estratégicos, así como la paz de la República, en el marco de la Constitución y las leyes; contribuyendo a generar las condiciones para el bienestar social, presente y futuro de la población”.

Las Fuerzas Armadas, sin lugar a dudas, son el núcleo básico que encauzará ese “conjunto de actividades civiles y militares” y es responsabilidad del Estado, del Poder Ejecutivo de turno, que otorgue las herramientas imprescindibles para cumplir con dicho cometido.

Pero ¿cuáles son las herramientas necesarias?

No hay que ser un especialista en el tema para pensar que dichas herramientas deben de ser Humanas y Materiales, lógicamente acordes a la posibilidades que tenga el Estado.

Las necesidades humanas son las más importantes, ya que sin ellas es imposible recibir y adecuar los recursos materiales.

Por eso nos centraremos, en esta oportunidad, en el tema de los Recursos Humanos.

Estos recursos humanos necesitan una adecuada educación, instrucción y entrenamiento, pero también requieren de una remuneración acorde a sus funciones, y al tiempo de vida que deban de brindar al servicio de la Nación y sus habitantes.

Dicha remuneración, no sólo debe de pasar por su mensualidad que se le entrega mientras está en servicio, sino que también ésta debe de ser estudiada para cuanto esta persona ya no esté apta para continuar en el mismo.

La seguridad social militar que nos ocupamos hoy, en estas líneas, es tan importante como la remuneración mensual para el personal en actividad.

Cuando establecemos el presupuesto del Estado para que estos hombres y mujeres realicen determinadas funciones, imprescindibles para la existencia del Estado-Nación, deberíamos pensar que el gasto en seguridad social no debe ser considerado como tal, sino que es una inversión en Recursos Humanos que muchas veces sirve por mas de 35 años, en jornadas de más de ocho horas, sin importar que sean diurnas o nocturnas, hábiles o feriados, y siempre cumpliendo funciones, ya que no hay otro similar que pueda sustituirlo.

Por lo expuesto, es necesario que al pensar el presupuesto de Defensa Nacional de nuestro País, este renglón deba ser tenido en cuenta, incluyendo en en Presupuesto el renglón de los Recursos Humanos que vamos a necesitar, incluyendo tanto a los que están en actividad como en retiro.

¿Gasto o Inversión?

En los Recursos Humanos no hay gastos, no hay costos, sino que hay inversiones, acordes al Presupuesto Nacional.

Pero debemos tener en cuenta que dichos recursos, son indispensables para cumplir con las funciones que al principio detallábamos.

Las Fuerzas Armadas, en la historia nacional, han dado suficientes pruebas de su necesidad de existencia.

Y sin importar aquellos representantes de ideologías que se preguntan si éstas son necesarias, la prueba verificadora de esa certidumbre, es que ningún país que se inspira en el pensamiento marxista, o que están representados en organismos como el Foro de San Pablo, carecen de Fuerzas Armadas.

Author: diadmin

Share This Post On

1 Comment

  1. Estimado nada más claro y más cierto y con un léxico que todos lo entienden, teniendo la voluntad de hacerlo.
    Recibe un fuerte abrazo de comprensión y apoyo a tus expresiones, con el aprecio de siempre.
    Ruben

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *