Una enseñanza de la historia más amigable

Por Mario Coppetti

Desde hace unos ocho años me dedico a dar charlas sobre temas de historia militar nacional.

Es una especialidad a la que me dedico desde hace largo tiempo, enfocada en aquellos acontecimientos militares trascendentales en la formación de nuestra Patria.

En especial doy esas charlas en una escuela de Las Piedras, la Nº 185 «Mahatma Ghandi».

La dinámica de las mismas es dar una visión didáctica del tema, en vez de hacerlo como cualquier otra clase de historia, ya que para eso están las personas indicadas, que son las maestras.

Para ello armo un powerpoint sobre la temática elegida, de modo tal que dicha presentación sea un complemento ilustrativo de las clases habituales.

A a modo de ejemplo, si se habla de la Batalla de Las Piedras, el material a presentar se refiere a los uniformes de las fuerzas artiguistas y españolas, su armamento y regimientos que participaron en la contienda.

Esto puede ser particularmente interesante, a mi entender, ya que a las docentes les resulta una ayuda para que el alumno tenga una idea mejor de dicho acontecimiento.

Se sale de lo estrictamente curricular para pasar a algo testimonial e ilustrativo.

Entiendo que la enseñanza debe ser una mezcla de lectura e imagen, al tiempo que se puede hacer «vivir» al alumnado el hecho histórico en una suerte de realidad virtual.

Cabe decir que las maestras de dicha escuela siempre me agradecen esas charlas, ya que se trata de un centro educativo complicado, y poder «distraer» a los alumnos de sus tareas habituales termina siendo un complemento útil de enseñanza no tradicional.

Creo que esto se puede aplicar a otras materias, buscando que sean dinámicas, ilustrativas y en especial que logren el objetivo de la comprensión.

De nada sirve dar determinada materia si el alumno no logra entender el significado de lo que escucha.

El docente debe ser capaz de buscar la opción pedagógica adecuada, en especial, si tenemos en cuenta que muchos centros educativos son casi de contexto crítico.

Por eso entiendo que acompañar determinada materias con un aporte audiovisual es muy productivo.

Aclaro que esta modalidad no es nueva y para ello recuerdo a mi padre, profesor de historia del arte, que armaba sus diapositivas.

Esta modalidad creo que decayó en los últimos tiempos, por lo cual me animo a sugerir planes de estudio que incluyan la presencia audiovisual.

Author: diadmin

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *