Seguridad ciudadana o seguridad humana

Por Cnel. (R) Mag. Sergio Rico

¿Qué necesita el crimen organizado para poder trabajar en condiciones beneficiosas?
Si comenzamos a ver todas las respuestas posibles, veremos que para que exista el crimen organizado, el tráfico de drogas y de personas, haya un campo fértil para sus actividades.

Necesitan un determinado número de ciudadanos de bajo nivel intelectual, que tengan una escala de valores muy diferente al resto de la sociedad; un grupo de ciudadanos que no posean fe en que pueden llegar a algo por si mismos; un grupo de ciudadanos con grandes carencia sociales, con muy escasos recursos económicos pero por sobre todo, con una educación que les inculque valores que no atenten contra la vida ajena.
Si estamos de acuerdo en las posibles respuestas, veremos que el responsable por todas ellas es el Estado, el Gobierno de turno, el Poder Ejecutivo y en éste, hay varios ministerios responsables.
Tenemos al MIDES con sus políticas sociales, al Ministerio de Educación y Cultura con sus planes, a la Secretaría de Deportes que también es una herramienta importante, al Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente con sus planes de mejoramiento de los barrios carenciados o ya prácticamente “abandonados”, y también -la frutilla de la torta- el Ministerio del Interior para prevenir y reprimir actividades ilícitas o presumiblemente ilícitas.
Ahora bien, como todos los integrantes del Poder Ejecutivo no hacen lo que deberían hacer, ese es el grupo de ciudadanos que necesita el crimen organizado.

Y ahora, vamos a lo que vemos diariamente: robos, rapiñas, cajeros que vuelan por los aires, homicidios, vendettas, ajustes de cuentas, control de territorios por parte de familias ya reconocidas, y una policía inoperativa.
Los datos muchas veces no están al alcance de la mano, pero todos sabemos que existen muchas estadísticas, que las rapiñas entre otros delitos, vienen en aumento, al igual que los homicidios, pero por el otro lado vemos que también aumentan los Recursos Humanos y Materiales para el Ministerio del Interior.
Por lo tanto, las dos variables Recursos y Delitos están en aumento.
O sea, no tienen una relación causal entre ellas, y así seguirá el tema, seguirán aumentando los delitos y aumentando los recursos para atender una sola pata de la mesa, por lo cual la mesa siempre seguirá renga ya que no se atienden las demás patas.

Lo peor de todo es que los otros ministerios también se le aumentan los recursos y tampoco se ven los resultados, por lo cual nos queda una sola variable que no hemos visto hasta ahora y es la GESTIÓN.
La gestión de este gobierno, del anterior y del anterior, es inaceptable.
Ya tuvieron la oportunidad, prácticamente en tres períodos continuos, de mejorar en algo la situación, pero lamentablemente hay gente viviendo y durmiendo en la calle.
Lamentablemente, una autoridad municipal de Montevideo ha dicho que la gente tiene derecho a hacerlo, (Goyeneche) delinquiendo alguno de ellos, y medrando en un ambiente donde hay tráfico de armas, droga, personas, etc etc.
Desde el sector TODOS se impulsa el concepto de la Seguridad Humana donde el ser humano, el ciudadano, sea el centro de atención y el Estado responsable porque ese ciudadano tenga acceso a una buena educación, a un trabajo digno, acceso a una vivienda también digna, a vivir en un barrio que con todas sus necesidades satisfechas.
Y en eso se está trabajando.

Author: diadmin

Share This Post On

3 Comments

  1. Muy acertado el aporte y la *inopera cia* de la gestión es totalmente cierta y redoble.

    Post a Reply
  2. Totalmente de acuerdo, no es asignar recursos y nada más. La gestión y coordinación de los actores involucrados es la clave del éxito.

    Post a Reply
  3. La seguridad humana extiende el concepto de seguridad más allá de lo territorial centrándose en el individuo, esto implica el involucramiento de toda la sociedad en las respuestas y un obligatorio fortalecimiento institucional del Estado como única forma de poder actuar de manera multifuncional frente al carácter multidimensional de las nuevas amenazas, establecidas en la Declaración de Seguridad de las Américas de la OEA en el año 2003. No obstante, se debe advertir que este concepto implica una amplitud del campo de acción de la seguridad que puede resultar inabarcable, como sus detractores así lo expresan de manera bien argumentada (Griffits), a la vez que introduce la dimensión de la seguridad entre las prioridades del desarrollo (Fuentes y Rojas Aravena).
    En otro orden, se señala el peligro de la securitización de los problemas del país con la consiguiente derivación en la militarización de la respuesta (Chillier y Freeman), circunstancia que puede llegar a materializarse en Uruguay si prosperan algunas iniciativas actuales puestas a consideración de la ciudadanía.
    Si desde el sector TODOS se impulsa este concepto, resultaría interesante conocer las amenazas que se consideran como punto de partida para su implementación y desarrollo.
    Cnel. José Olivera Laport
    Magíster en Defensa y Seguridad Interamericana

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *