Se buscan “Cazafantasmas”

Por Heraclio Labandera

No se trata de “vender la piel del oso antes de cazarlo”, como reza el refrán, o de “ofrecer la sábana, antes de cazar al fantasma”, para seguir la lógica del título, pero hasta los augures de opinión pública más vinculados al Gobierno, ya admiten la derrota electoral del Frente Amplio en los próximos comicios presidenciales.
El sentido común indicaría que la salida de la coalición frenteamplista del Gobierno será consecuencia de los comicios de la segunda vuelta (noviembre), ya que en los comicios de la primera vuelta (octubre) el electorado del Partido Nacional no superaría el 50%, y por lo tanto la de octubre sería una elección para definir sustancialmente, la próxima composición parlamentaria.
Pero aún con la virtual convicción de que no habrá Presidente electo en la primera vuelta, la siguiente interrogante será sobre cuál será el partido político que logrará más votos en esos comicios, y el segundo en resultados, lo que definiría a los dos partidos que pasarán a la segunda ronda electoral (balotaje).
Una vez más el sentido común indicaría que el ganador en la primera ronda -aunque sin llegar a la mitad del electorado-, debería ser el Frente Amplio, seguido -probablemente de cerca- por el Partido Nacional, los que llevarían a sus presidenciables al definitorio segundo turno.
Pero como las cosas para el FA van todos los días de mal en peor, por diversos indicadores que están a la vista, algunos optimistas del actual arco opositor dicen que Martínez ni siquiera superará al principal partido opositor que le dispute la delantera, y pronostican que el FA será el segundo partido en la primera vuelta.
Si bien la idea puede sonar un poco a excesivo optimismo, considerando la reciente baja en las encuestas de opinión del Partido Nacional (en el entendido de que es el favorito para terminar en la Presidencia de la República), el pronóstico no es del todo descabellado.
En el tiempo que falta para las elecciones de octubre los hechos se suceden con un vértigo tan exorbitante, que los resultados finales pueden sorprender al más cauto.
Basta estimar como impactará finalmente en la cosecha electoral el recientemente descubierto escándalo del Cudim y el cese Henry Engler, con un nuevo asunto de tarjetas corporativas al mejor estilo del escándalo de Raúl Sendic, o las consecuencias que acarreará lo que dijo el “Pato Celeste” desde la prisión, indicando que algunos “compañeros” del propio FA lo quieren en la cárcel para que no hable de los negocios de los jerarcas frenteamplistas con Venezuela antes de las elecciones, lo que acarreará el nuevo escándalo de ASSE, o las derivaciones que tendrán en la militancia dura del frenteamplismo, la defección hacia el partido Unidad Popular (extrema izquierda) de un ex socialista y ex ministro del anterior Gobierno, como Roberto Kreimerman, tanto como para advertir que este asunto aún no terminó de brindar novedades comprometedoras.
Esto, si por cierto no salta ningún otro nuevo escándalo para el FA en las últimas semanas de una muy movida campaña.
Porque por si faltara convicción sobre el advenimiento de la derrota, en las últimas horas dos señales más concurrieron al mismo punto: una fue la declaración de José Mujica de que el FA podría perder las elecciones, y dos, la indicación de referentes frenteamplistas de que la operativa del actual arco opositor en el próximo Gobierno “sería desastrosa”, y que la coalición tendría corta vida y duraría menos que el período de gobierno legal, que es de cinco años.
Ahora que el FA salió a cazar fantasmas como estrategia electoral, queda evidente que ya tienen en claro, que van a perder.
Así que como parece cierto aquello que Wilson decía a la salida de la dictadura militar, “de que se van, se van”, el FA ha resuelto llamar a cualquier “cazafantasmas” que les pueda dar algún ayudín.
#Suertempila.

Author: diadmin

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *